sábado, junio 24, 2006

Las Leyes Más Inútiles Del Mundo

Wild & Crazy
DUMBLAWS - Las leyes más inútiles del mundo se encuentran en un solo lugar. A veces porque las leyes no se actualizan lo suficiente, otras porque a partir de un caso puntual se redacta una ley que debe ser cumplida por todos, lo cierto es que existen leyes estúpidas.

El portal de Dumblaws las ha agrupado en un singular catálogo.Fuente: Noticias Locas.

Si planea visitar Australia, deberá tener en cuenta un dato para no tener problemas con la autoridad: untarse pomada negra para zapatos en la cara es ilegal.

Y si va a algún bar, sepa que los dueños están obligados a darle agua y comida a su caballo.

A la vez, en la localidad de Victoria, no se le ocurra cambiar una bombita de luz quemada, si Ud. no es electricista, es ilegal. Todo esto queda recogido en el portal Dumblaws.

En Inglaterra, evite colgar la cama de la ventana, porque es ilegal. Hasta 1997 en ese país el sexo anal estaba prohibido.


En Francia la ley prohibe bautizar a un cerdo con el nombre "Napoleón".

En Israel está prohibido meterse el dedo en la nariz los sábados, y en la localidad de Haifa está prohibido llevar osos a la playa.

En todo el territorio de Canadá, es ilegal quitarse un vendaje en público. En la localidad de Alberta, si Ud. estuvo preso y lo liberan, tiene derecho a pedir un arma de mano con balas y un caballo para huir de la ciudad. En Ottawa la ley prohibe comer helados el domingo en la vereda del Banco.

Es ilegal inscribirse a la Universidad de China, a menos que Ud. sea inteligente.

En Dinamarca, la ley establece que antes de arrancar el auto se deben revisar las luces, los frenos, el volante y la bocina. Finalmente el conductor debe corroborar que no haya niños debajo del vehículo.

Un consejo: antes de estornudar o rascarse la nuca revise la legislación de su país.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

Mi foto
Nombre: Lucio
Ubicación: Resistencia, Chaco, Argentina

Tengo 56 años, soy pisciano y docente, me gusta la libertad mental y espiritual, aunque soy dependiente en cierta forma de mi entorno material.