sábado, agosto 26, 2006

Perfume De Yerba Mate

Perfume
Se la considera un buen antioxidante, diurético, laxante y hasta sedante. Combinada con agua caliente, es una de las infusiones más populares en América del Sur.

Entre las muchas propiedades que se le atribuyen a la yerba mate, ahora se suma su aroma.

En la provincia de Misiones, en el extremo noreste de Argentina, crearon el primer perfume con esencia de yerba mate, principal cultivo de esa zona.

La fragancia, que lleva un 10% de esencia de yerba mate y un 85% de alcohol, es para ambos sexos y la pueden usar personas de todas las edades, explicó su creadora, Fabiola Pittana, al diario local El Territorio.

"Descubrimos que la yerba se convierte en un excelente fijador de aroma", agregó.

La yerba mate es una planta que crece en las cuencas de los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay, en una región que abarca la zona limítrofe entre Argentina, Brasil y Paraguay.

Usada desde tiempos remotos por los aborígenes paraguayos tupí-guaraníes, fue en principio atacada por los conquistadores españoles. Asociada a los ritos y las ceremonias, fue tildada de diabólica y combatida por las autoridades eclesiásticas.

Pero transcurridos algunos años los españoles comenzaron a añadir a sus hábitos la costumbre de beber la infusión de "hierba del Paraguay", nombre que recibía la yerba por aquellos años.

En la actualidad, su consumo más extendido es en forma de té o el popular "mate", un recipiente hecho de madera, metal o calabaza, al que se le coloca la yerba, agua caliente y se la bebe con la "bombilla".

También se toma con agua fría, llamado "tereré".

"Mundialmente no hay referencia de un perfume de yerba mate", dijo Pittana, estudiante de administración de empresas.

Su creación ya cuenta con adeptos en Brasil y con buenas posibilidades de exportarla a Chile y México.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

Mi foto
Nombre: Lucio
Ubicación: Resistencia, Chaco, Argentina

Tengo 56 años, soy pisciano y docente, me gusta la libertad mental y espiritual, aunque soy dependiente en cierta forma de mi entorno material.